27 de julio de 2021

ASENTAMIENTOS Y MOMIAS DE LA CULTURA CHINCHORRO SON RECONOCIDAS COMO PATRIMONIO MUNDIAL POR LA UNESCO

Este nombramiento corresponde al máximo grado de protección patrimonial, debido a su “valor universal excepcional”.

Por Esteban Roa.

Hace miles de años, incluso antes de que los egipcios momificaran a sus faraones, la civilización Chinchorro desarrollo esta práctica en el norte de Chile. Parte de una cultura que se asentó en la Región de Arica y Parinacota, y que este martes fue reconocida por la Unesco como Patrimonio Mundial por su “valor universal excepcional”.


“Esta es una gran noticia para Chile, es un reconocimiento al esfuerzo sostenido del Estado, de la Universidad de Tarapacá y de muchos actores locales, y constituye también un aliciente para continuar trabajando para la proyección de este patrimonio cultural milenario y magnífico”, celebró la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés.


La decisión del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco – que se reunió este martes en Fuzhou, China, de manera telemática – es el resultado de una postulación que comenzó formalmente en 1998. Es el máximo grado de protección patrimonial, que ya lo tienen seis sitios en Chile: las Oficinas Salitreras Humberstone y Santa Laura, el Parque Nacional Rapa Nui, las iglesias de Chiloé, el Campamento Sewell, el área histórica de la ciudad-puerto de Valparaíso y Qhapaq Ñan-Sistema Vial Andino.


En concreto, la Unesco incluyó los Asentamientos y Momificación Artificial de la Cultura Chinchorro en esta lista, que corresponde a tres lugares: los faldeos del Morro y el Museo Colón 10, ubicados en el entorno urbano de Arica; y la desembocadura del río Camarones, en la zona rural de esa comuna.


“Esta declaratoria aporta una tipología poco representada en la Lista de Patrimonio Mundial, correspondiente a culturas de cazadores recolectores tempranos que dan cuenta de la excepcional adaptación de los seres humanos a medioambientes extremos, a la par que exponen la compleja cosmovisión de estas culturas y su relación con la muerte”, explicó la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés.


Por su parte, el rector de la Universidad de Tarapacá, Emilio Rodríguez – que también estuvo en el proceso de postulación – señaló: “En esta magnífica ocasión reiteramos nuestro total compromiso con el rescate, conservación y puesta en valor permanente de nuestra milenaria cultura, que hoy saluda a toda la humanidad”.