28 de julio de 2021

Estudio: Consumir moderadamente alcohol está relacionado con un menor riesgo de padecer un ataque cardíaco

La investigación británica señala que quienes padecen de ECV pueden continuar bebiendo alcohol de manera moderada, sin embargo, alertan que estos resultados no son presentados para alentar el consumo de alcohol en pacientes que tienen más probabilidad de padecer un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, entre otras lesiones. 

Investigadores del London’s Global University (UCL) señalan que las personas que padecen de una enfermedad cardiovascular (ECV) y beben moderadas cantidades de alcohol al día tienen un menor riesgo de padecer un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular, angina o muerte. 

Mediante la recolección de datos obtenidos por el Biobanco del Reino Unido, el equipo analizó estos riesgos en 48.423 adultos con ECV.

Los datos registrados por 20 años, informaron el consumo promedio de alcohol y datos sobre ataques que hayan recibido. Asimismo, mediante ingresos hospitalarios y registros de defunción, el equipo estimó la cantidad de personas que han tenido muerte súbita.

Los resultados, publicados en BMC Medicine, detallan que si una persona con ECV consume 105 gramos de alcohol a la semana (equivalente a 13 unidades del Reino Unido o un poco más de una botella de vino) no se asoció con un mayor riesgo de estos accidentes, en comparación a quienes no beben.

“Nuestros hallazgos sugieren que es posible que las personas con enfermedades cardiovasculares no necesiten dejar de beber para prevenir ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o angina de pecho adicionales, pero que tal vez deseen considerar reducir su consumo semanal de alcohol“, dijo Chengyi Ding, autor del estudio.

Si bien el estudio no encuentra un aumento de riesgo según la cantidad de alcohol que se consume, advierten que estos resultados pueden sobreestimar el riesgo a los pacientes con ECV, por lo que enfatizan que no están alentanto el consumo del alcohol, solo presentado datos.