28 de julio de 2021

LA ÚLTIMA CARTA DE AMOR: LAS PALABRAS NO SE LAS LLEVA EL VIENTO

La película dirigida por Augustine Frizzell, está basada en una novela de Jojo Moyes, y es uno de los contenidos más vistos de Netflix en nuestro país.

Por Consuelo Berríos.

La periodista Ellie Haworth (Felicity Jones) encuentra unas cartas de amor de 1965, por lo que decide investigar el romance prohibido de quienes escriben. Los involucrados son Jennifer Stirling (Shailene Woodley) y Anthony O’Hare (Callum Turner), historia que iremos conociendo a través de los ojos de Ellie.


Así comienza “La Última Carta de Amor”, película que se basa en la novela de Jojo Moyes y que nos propone una historia de romántica como las de antes, con personajes de distintas realidades que se enamoran de manera secreta y que deben romper más de una barrera.


A medida que va leyendo cartas, Ellie también encuentra el amor e irá aprendiendo en el camino a no auto sabotearse y permitirse creer que la felicidad también puede tocar a su puerta.


La idea de conocer estas historias entrelazadas está bien lograda, ya que nos vamos interesando en lo que ocurre en cada línea temporal, vemos cómo los del presente podrán ayudar a los del pasado a encontrar un camino juntos.


Jennifer, quien está casada con Larry, no sólo se enamora de Anthony, sino que también de sus cartas, donde las palabras quedan grabadas a fuego en su corazón convirtiéndose en el motor de este amor prohibido. 


Los obstáculos son una parte importante de la trama, porque siempre habrá algo que entrampa el romance: un accidente, las malas experiencias del pasado, un marido posesivo y varios problemas más.


Felicity Jones y Shailene Woodley se lucen con interpretaciones cercanas, logran que el espectador se involucre con sus personajes y se interesen en saber si lograrán o no la estabilidad emocional que tanto anhelan. 


¿Qué hubiera pasado si…? Es una pregunta que muchas veces nos planteamos y que esta película intenta responder con una mirada poética de lo que pudo ser, cómo habrían cambiado las cosas si los obstáculos no se hubieran interpuesto en el camino


“La última Carta de Amor” es una historia que conmueve y que a alguno sacará más de una lágrima, pero de emoción, por ver cómo las palabras no siempre se las lleva el viento, sino que a veces quedan marcadas en lo más profundo del corazón.