8 de febrero de 2022

POR QUÉ LOS HUMANOS AMAMOS TANTO LA NATURALEZA?

El análisis realizado en más de mil pares de gemelos detalla que el deseo que sentimos por estar en espacios naturales es parcialmente heredado, pero también influirían las experiencias personales. 


El poder que ejerce la naturaleza en la humanidad no tiene límites. Estudios ya han manifestado que vivir en ciudades aledañas a bosques puede ayudar a la salud mental; estar conectados con la naturaleza es algo innato en el ser humano.

Ahora, una nueva investigación dice haber encontrado el motivo por el que las personas aman pasar su tiempo en espacio naturales, en comparación con escenarios más artificiales.

Científicos de la Universidad Nacional de Singapur realizaron una amplió estudio en 1.153 pares de gemelos, idénticos y no idénticos, para comprender cómo las personas experimentan la naturaleza, en relación a su familiaridad y deseo de estar en ella, ya sea visitando espacio naturales como parque públicos o jardines privados.

Utilizando el registro de TwinsUk, el equipo encontró que los gemelos idénticos (monocigóticos) -los cuales comparten casi el 100% de los genes- son mucho más similares entre sí en su admiración a la naturaleza.

En cambio, los gemelos fraternales (dicigóticos) -comparten cerca del 50% de material genético- no eran similares en relación a la frecuencia en que visitaban la naturaleza.

“Un estudio en gemelos muestra que el deseo de una persona de estar en la naturaleza y la frecuencia con la que lo experimenta están influenciados tanto por genes como por experiencias personales“, detalló Chis-chen Chang, autor del estudio.

Para el equipo, la importancia de realizar este estudio en gemelos es que al observar los resultados en gemelos idénticos, se podría comprobar que se trata de un rasgo hereditario.

Si bien esto detalla que el amor por la naturaleza se encuentra en nuestros genes, el estudio publicado en Plos Biology también detalla que aquellas personas que viven en entornos urbanos sin acceso a la naturaleza podrían poseer una menor apreciación por ella.