3 de marzo de 2022

SE CUMPLEN 50 AÑOS DEL LANZAMIENTO DE LA SONDA PIONEER 10

El 2 de marzo de 1972 la sonda espacial estadounidense es lanzada con éxito al espacio. Se convertiría en la primera que en atravesar con éxito el cinturón de asteroides y llegar a Júpiter.


El objetivo de la sonda espacial Pioneer 10 era explorar los extremos del sistema solar y llevar un mensaje de saludo a civilizaciones extraterrestres. En esencia, tenía que recopilar datos para el programa Voyager.

¿Qué porta la Pioneer 10?

Esta sonda lleva una placa con las figuras de un hombre y una mujer humanos y varios símbolos que están diseñados para proporcionar información sobre la posición de la Tierra. La placa, fabricada en aluminio anodizado en oro para evitar su degradación, es un símbolo de esperanza y los científicos adjuntaron este mensaje en caso de que la nave espacial fuese encontrada alguna vez por formas de vida inteligentes de otro sistema planetario; una especie de "mensaje en una botella" interestelar. La placa fue diseñada y popularizada por el astrónomo y divulgador científico estadounidense Carl Sagan y por el también astrónomo estadounidense Frank Drake.

Su viaje

El periplo de la Pioneer 10 comenzó con el lanzamiento sobre un Atlas-Centaur SLV-3C con una tercera etapa Star 37E, la primera vez que volaba esta configuración. Tras el despliegue de la tercera etapa, la nave espacial viajaba a 14,4 kilómetros por segundo; en ese momento, se había convertido en el objeto hecho por el hombre más rápido en abandonar el sistema Tierra-Luna.

Un gran abanico de hitos

Fue la primera nave espacial en atravesar el cinturón de asteroides, en una época en la que los científicos no estaban realmente seguros de cómo de denso era el cinturón y si lograría pasarlo con éxito, ya que los asteroides más pequeños no podían detectarse desde la Tierra, por lo que el riesgo de que la nave acabara muy perjudicada por los pequeños guijarros, era muy real. Afortunadamente, no hubo ningún evento catastrófico y la sonda se convirtió, poco después, el 3 de diciembre de 1973, en la primera en hacer una observación cercana del planeta Júpiter (que se encuentra a 588 millones de kilómetros de nosotros). Nos proporcionó las primeras observaciones directas del planeta y obtuvo imágenes inéditas en primer plano de Júpiter.

Fue un momento histórico para la ciencia al marcar el primer acercamiento de los humanos a Júpiter, abriendo el camino para la exploración del sistema solar exterior. También fue la primera nave espacial en utilizar energía eléctrica totalmente nuclear.

Gracias a este primer paso de la Pioneer 10, le seguirían la Voyager recorriendo los planetas exteriores, la Ulises saliendo de la eclíptica (la línea curva por donde transita el Sol en la esfera celeste en su transito aparente observado desde nuestro planeta), Galileo investigando a Júpiter y sus satélites o la sonda Cassini viajando a Saturno y sondeando Titán.

En ese épico momento de ver Júpiter por primera vez, Pioneer 10, además de tomar imágenes del planeta y sus lunas, también captó medidas de la magnetosfera, los cinturones de radiación, el campo magnético, la atmósfera y el interior de Júpiter. Todos ellos, datos importantísimos para el posterior el diseño de las naves espaciales Voyager y Galileo.

El final de su misión llegaría el 31 de marzo de 1997, aunque su señal siguió siendo rastreada por Deep Space Network (DSN) como parte de un estudio de concepto avanzado de tecnología de comunicación de la NASA.

¿Cuándo envió su última señal?

El 23 enero de 2003, cuando estaba a 12.000 millones de kilómetros de la Tierra, la sonda espacial Pioneer 10 efectuó su último contacto en la Tierra tras más de 30 años aportando una rica y densa información astronómica para perderse en los confines del cosmos. Según la agencia espacial estadounidense, su fuente de alimentación se degradó hasta tal punto que la señal era ya imperceptible desde la Tierra. Igualmente, la Deep Space Network o Red de Espacio Profundo, no recibió telemetría días después durante el mes de febrero.

Sea como fuere, Pioneer 10 se dirige, sola y silenciosa, hacia la estrella roja Aldebarán, situada en la constelación de de Tauro, a unos 68 años luz de distancia de la Tierra.

Ficha:

Fecha de lanzamiento: 2 de marzo de 1972

Velocidad máxima: 132.000 km/h

Velocidad en órbita: 12,04 km/s

Masa: 258,8 kg

Instrumentos científicos: 11 (detectores de meteoritos, una cámara, un radiómetro, un fotómetro, un detector de rayos cósmicos, un analizador de plasma y un magnetómetro, entre otros).