30 de junio de 2021

Tribunal de Antofagasta condenó por homicidio frustrado, porte de elementos incendiarios y desórdenes públicos a sujeto que lanzó bomba molotov al interior de vehículo

El conductor resultó con quemaduras en el dorso y brazo, cuando transitaba por Av. Andrés Sabella durante manifestaciones en diciembre del 2019. 

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Antofagasta condenó hoy –miércoles 30 de junio– a Yerko Antonio Retamales Valdés a las penas efectivas de 6 años, 3 años y un día y 541 días de presidio, en calidad de autor del delito frustrado de homicidio simple y los delitos consumados de porte de elementos incendiarios y desórdenes públicos, respectivamente. Ilícitos perpetrados por el condenado en diciembre de 2019, en el marco del denominado estallido social y que fue retenido y entregado a la policía por otros manifestantes.


En fallo unánime (causa rol 137-2021), el tribunal  –integrado por los magistrados Paula Ortiz Saavedra (presidenta), Israel Fuentes Gutiérrez  y Marcela Mesías Toro (redactora)– aplicó, además, a Retamales Valdés las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares durante el tiempo de la condena (homicidio frustrado); la  inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena (porte); y la accesoria de suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de la condena (desórdenes).


Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e incorporación en el registro nacional de ADN de condenados. Además, se decretó el comiso de las especies incautadas, ordenándose la remisión del “líquido inflamable al depósito Central de Armas de Carabineros o a la entidad correspondiente atendida su naturaleza, y respecto de las otras especies se faculta al Ministerio Publico para proceder a su destrucción”. 


El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que  alrededor de las 21:40 horas del 16 de diciembre de 2019, la víctima conducía por Av. Andrés Sabella de la ciudad de Antofagasta, su vehículo, y “(…) al llegar a la esquina de 21 de Mayo, se encontró con el acusado Yerko Antonio Retamales Valdés, quien portaba una mochila y además, se encontraba como manifestante con ocasión del denominado estallido social, obstruyendo la libre circulación de los vehículos que pasaban por aquella arteria, al poner elementos en la calzada como escombros y maderas, alterando de esa forma, gravemente el orden público al impedir a los vehículos transitar libremente conminándolos a desviar su ruta, sumado a que se ubicaba en la parte delantera de los vehículos impidiendo su paso y además le propinaba golpes a los capot de los mismos”. 


En dicho contexto, “(…) el acusado le ordenó a la víctima no continuar por esa calle y desviar su tránsito por una vía anexa bajo amenaza de quemarle el auto si seguía, sin embargo, fue ignorado por el afectado, quien reanudó lentamente la marcha de su vehículo, momento en que el acusado encendió la mecha de una botella que en su interior contenía un líquido inflamable con presencia de hidrocarburos, comúnmente denominada ‘bomba molotov’, la que arrojó al vehículo del afectado, objeto que ingresó al interior fracturando el vidrio trasero izquierdo del móvil, por lo que inmediatamente se encendió el interior del vehículo, alcanzando las llamas la ropa del afectado quemándole la espalda, por lo que debió ser rápidamente auxiliado por terceros que se encontraban en el lugar, quienes abrieron la puerta del vehículo, pudiendo salir del móvil el afectado con su ropa en llamas, de modo que de no haber salido prontamente hubiera tenido un resultado fatal”. 


“(…) civiles que se encontraban en dicho lugar detuvieron al acusado, entregándolo a personal de Carabineros, incautándosele una mochila de color negro marca ‘Extreme’ que portaba que, en su interior, mantenía una botella de plástico que contenía 03 litros de líquido inflamable y dos botellas de vidrio, es decir, artefactos incendiarios”, añade. 


A consecuencia de las llamas, la víctima resultó con lesiones de carácter graves, según el informe del SML, consistentes en quemaduras en dorso y brazo derecho posterior, de tipo AB-B (segundo grado profundo), afectando al menos un 8% de la superficie corporal, que ocasionaron al afectado una incapacidad laboral superior a 30 días.