Logo FM Quiero
¡Más de lo que Quieres!
medio ambiente
National Geographic
Por

Estudio afirma que la capa de ozono no se está recuperando

​El agujero de la capa de ozono no se está recuperando, sino que ahora es más profundo. Esta es la conclusión de un nuevo y controvertido estudio que pone en duda la buena salud de la recuperación del ozono sobre la Antártida.

21 de diciembre de 2023

Seguro que la capa de ozono de la Antártida se está recuperando? La delgada banda de la estratosfera de entre 11 y 40 kilómetros sobre la superficie del planeta que protege a los seres vivos de la Tierra de los dañinos rayos ultravioletas procedentes del Sol, fue descubierta hace más de un siglo y, ahora, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, quizá la recuperación no estaría siendo tal en los agujeros de ozono sobre la Antártida. Contrariamente a la percepción, la investigación, publicada en la revista Nature Communications, plantea que los agujeros no solo no se han reducido sino que son alarmantemente grandes y persistentes, más profundos de lo que se creía.

"Los últimos tres años (2020-2022) han sido testigos del resurgimiento de grandes agujeros de ozono de larga duración sobre la Antártida", escribieron los investigadores. "Comprender la variabilidad del ozono sigue siendo de gran importancia debido al importante papel que desempeña el ozono estratosférico antártico en la variabilidad climática en todo el hemisferio sur". 

Un poco de historia

Desde mediados de la década de 1970, los científicos descubrieron que productos químicos llamados clorofluorocarbonos (CFC), que alguna vez se usaron de forma masiva en aerosoles y refrigeradores, estaban reduciendo los niveles de ozono, creando agujeros anuales en gran parte en la región de la Antártida. Aquí es donde entró el Protocolo de Montreal de 1987, que prohibió los CFC en un intento por limitar estos agujeros en la capa de ozono.

“La mayoría de las comunicaciones importantes sobre la capa de ozono en los últimos años han dado al público la impresión de que el 'problema del ozono' se ha resuelto”, dicen los expertos de este estudio.

Sin embargo, a pesar de que una evaluación respaldada por la ONU afirmó que el acuerdo de cooperación ambiental internacional estaba funcionando y que la capa de ozono se regeneraría por completo alrededor de 2066, los investigadores analizaron los cambios mensuales y diarios del ozono, en diferentes altitudes y latitudes dentro del agujero de ozono antártico, de 2004 a 2022 y encontraron que hay mucho menos ozono en el centro del agujero de ozono en comparación con hace 19 años.

“Esto significa que el agujero no sólo es más grande en área, sino también más profundo durante la mayor parte de la primavera. Hicimos conexiones entre esta caída de ozono y los cambios en el aire que llega al vórtice polar sobre la Antártida. Esto revela que los recientes y grandes agujeros en la capa de ozono pueden no ser causados sólo por los CFC”, afirma Hannah Kessenich, candidata a doctorado en el Departamento de Física y autora principal de la investigación.

Los datos no son nada conciliadores: “Nuestro análisis terminó con datos de 2022, pero a día de hoy el agujero de ozono de 2023 ya ha superado el tamaño de los tres años anteriores: a finales del mes pasado era de más de 26 millones de km2, casi el doble del área de la Antártida”. “Aunque está separado del impacto de los gases de efecto invernadero en el clima, el agujero de ozono interactúa con el delicado equilibrio de la atmósfera. Debido a que el ozono generalmente absorbe la luz ultravioleta, un agujero en la capa de ozono no sólo puede causar niveles extremos de radiación ultravioleta en la superficie de la Antártida, sino que también puede afectar drásticamente el lugar donde se almacena el calor en la atmósfera”, apuntan los autores del estudio.

¿Qué factores influyen en la capa de ozono?

Los químicos utilizados en aerosoles y refrigeradores ya sabemos que agotan la capa de ozono de la Tierra, pero también influyen los grandes incendios y las erupciones volcánicas que han contribuido a que en los últimos años se produzcan "agujeros de ozono" más grandes de lo habitual sobre la Antártida.

Kessenich señaló que el Protocolo de Montreal y las reducciones de CFC siguen "en camino". Sin embargo, añade que los recientes y sustanciales agujeros de ozono pueden no ser únicamente el resultado de los CFC, excluyendo los datos de años con rupturas de vórtices polares.

Algunos científicos se muestran escépticos ante los hallazgos del estudio, que se basan en gran medida en los agujeros observados entre 2020 y 2022 y utilizan un período corto (19 años) para sacar conclusiones sobre la salud a largo plazo de la capa de ozono.





Temas Relacionados
ciencia
Noticias
música
influenza
Regional
Liberman
Nacional
ciencia
Magazine
tecnología
Tendencias
Liberman
Quiero Deportes
Completo_italiano
Cultura
James Rice
Internacional