Logo FM Quiero
¡Más de lo que Quieres!
Imagen
Por

‘MALIGNO’: LA PELÍCULA MÁS ALOCADA DE JAMES WAN

La última obra del creador de ‘Saw’, ‘El Conjuro’ y ‘Dead Silence’ llegó este jueves a las salas del país.

Por Pablo Arriagada Ray.

11 de septiembre de 2021

Las últimas semanas han sido bastante fructíferas para el mundo del cine de terror y fantástico tras el estreno de la última entrega de ‘Candyman’, la nueva cinta de M. Night Shyamalan, ‘Viejos’ (Old) y la película que ahora nos convoca, ‘Maligno’ (Malignant) lo más reciente de James Wan.

El director nacido en Malasia, creador de célebres sagas que re definieron diferentes subgéneros del horror como el de asesinos en serie con ‘Saw: El juego del Miedo’ o el de demonios y fenómenos paranormales con las dos primeras entregas de ‘El Conjuro’ (para la tercera sólo ejerció como productor), además de otras películas menores, pero igual de estimables como ‘Dead Silence’ y esa pequeña joya del neo-noir que es ‘Death Sentence’; ahora da rienda suelta a sus perversiones más delirantes y coge un poco de cada una de sus películas para crear una historia tan personal como interesante, tan disparatada como divertida de la que muy poco se sabía antes de su estreno.


Y es compresible que Wan quiera mantener oculta gran parte del argumento y todas las sorpresas que su nueva película trae, porque como en el final de ‘Saw’, lo mejor de la historia queda para el final. Sin embargo, es muy difícil escribir sobre ‘Maligno’ sin revelar parte importante de su trama, especialmente de su alocado tercer acto, en el que el cineasta pisa el acelerador, se estrella contra el muro de la cordura y explota toda su locura y diversión gore, explicando lo que en un comienzo quizás sea difícil de comprender. 


La historia comienza en 1993, en un tétrico sanatorio en la orilla de un acantilado llamado Simion, en el que un grupo de doctores están estudiando a un peligroso paciente denominado como Gabriel. Luego la trama avanza varios años para presentarnos a Madison (Annabelle Wallis, protagonista de Annabelle), una muchacha que se lamenta por sobrellevar un tercer embarazo complicado, tras  sufrir dos traumáticos abortos, mientras debe además soportar el abuso de un marido violento. Un día, luego de una nueva golpiza de parte de su pareja, Madison comienza a experimentar horribles visiones de asesinatos que, en un principio, parecen fruto de sueños, pero que terminan revelándose como reales. La policía en un comienzo sospechará de ella por saber el paradero de los crímenes, pero para lograr una explicación a sus visiones y justificar su inocencia, la protagonista tendrá que indagar en su pasado y en los traumáticos eventos de su niñez que han permanecido ocultos en su mente. 


Curiosamente, aunque ‘Maligno’ a primera vista se ve como una historia novedosa y original, sus influencias estéticas y argumentales son notorias, y si se disecciona por partes se descubre su auténtica naturaleza como una mezcla de varias películas, de directores y de, por supuesto, conceptos de la misma obra de Wan. Porque la cinta está cargada de homenajes y muchas de sus imágenes, colores, escenas, música e, incluso, peinados, traerán a la memoria de los más cinéfilos cintas como ‘Session 9’ de Brad Anderson, ‘Sisters’ de Brian de Palma, ‘El Ente’ de Sydney J. Furie, el horror corporal de David Cronenberg y Frank Henenlotter, y por sobre todo, el giallo italiano de Argento, especialmente en su década noventera, lo cual es una advertencia, porque si no se conocen los ‘códigos’ y estilos de este tipo de películas, es posible que disguste a primera vista.


Porque seguramente, y con creces, esta sea la película más delirante, alocada y despreocupada cinta de James Wan. Se nota que el realizador lo pasó bomba y se dio el gusto de hacer la película que quiso y eso se agradece, especialmente en un Hollywood más preocupado de las cifras que de reflejar la visión del director.


No obstante, la película es imperfecta, su primera media hora puede ser un poco tediosa e incluso inconexa, pero si se superan las trabas y se espera hasta la última parte, la recompensa es suculenta. Por eso, como hiciera William Castle en ‘Homicidal’ o Alfred Hitchcock en ‘Psicosis’, si ya la vio, por favor no revele el final, sus amigos se lo agradecerán.


Temas Relacionados
@BocaJrsOficial
Noticias
Manuel Monsalve
influenza
Regional
@BocaJrsOficial
Nacional
IMG_96731
Magazine
tecnología
Tendencias
@BocaJrsOficial
Quiero Deportes
Completo_italiano
Cultura
Internacional