31 de mayo de 2022

¿Por qué a los gatos no les gusta mojarse?

Un motivo por que no les gusta tener el pelo mojado o húmedo es porque les resulta muy incómodo. Los gatos son muy cuidadosos con su rutina de limpieza y estar mojados les hace complicado lavarse.

Es una creencia que viene de muy lejos el hecho de que los gatos y el agua no se llevan nada bien, pero ¿es cierto? Si es así, ¿por qué los gatos odian el agua? Cuando se trata de entender el motivo por el cual a muchos gatos no les gusta el agua, es importante separar la realidad de la ficción. No todos los mininos odian un buen baño, y a algunos peludos les encanta nadar.

¿Los gatos odian el agua? Una relación poco entusiasta

Muchos mininos tienen verdadera aversión al agua, pero las razones exactas por las que los gatos odian el agua siguen siendo realmente desconocidas para los expertos.

La Asociación Canadiense de Medicina Veterinaria (CVMA) explica que una de las razones por las que los gatos odian el agua puede estar relacionada con que los felinos han evolucionado en la aridez del desierto. Durante toda su historia inicial, jamás estuvieron junto a masas de agua, y eso hace que su genética no esté tan familiarizada con el agua como es el caso de otros animales, como los perros.

Otro motivo que suele darse es que no les gusta nada tener el pelo mojado o húmedo porque les resulta muy incómodo. Los gatos son muy cuidadosos con su rutina de limpieza, y estar mojados les hace complicado lavarse.

Dando al gato un baño

¿Por qué tus gatos odian el agua? La revista especializada Petful nos da otra razón. Señala que los gatos son animales con mucha sensibilidad a los olores, y los químicos del agua del grifo no les agradan. La cosa empeora si tenemos en consideración que los champús tienen olores que rechazan.

Esto no quiere decir que si lo necesita, no bañes a tu gato. Con las herramientas y la técnica adecuada, lo puedes hacer sin problema.

Asegúrate de tener a mano en todo momento toallas, unos guantes de vinilo, productos para el baño que sean suaves y, sobre todo, premios para cuando acabes de bañarlo. No obstante, lo mejor es tener a alguien contigo que tenga mucha paciencia, y tenerla tú, claro.

Un gato se asea él mismo, lo que hace que no sea necesario bañarle a menudo, pero si llega el caso, es bueno que sepas algunos trucos.

¿Y si juega con el agua?

Como dueño de un minino puede que te des cuenta de que a tu gato no le gusta nada estar mojado. No importa si se moja con el grifo del lavabo, bebiendo de su fuente o metiendo las patitas en la ducha, se trata de que lo pase bien, siempre que no se moje en exceso.

Los expertos dicen que el hecho de que un gato prefiera el agua corriente, como el del grifo, a la estanca, como la de la bañera, es cuestión de diversión. Según Animal Planet, el agua goteando es algo a lo que, aunque los gatos odian el agua, no se pueden resistir. También puede ser porque su instinto les hace buscar el agua fresca y corriente para beber.


TEMAS