Logo FM Quiero
¡Más de lo que Quieres!
Imagen
Por

¿SON REALMENTE SANOS LOS PRODUCTOS ‘LIGHT’?

Un producto es considerado light o bajo en grasas cuando se reduce en un 30% su contenido calórico respecto al alimento original

9 de diciembre de 2021

Recorremos el supermercado y está lleno de productos light en los que nos solemos fijar porque, según nos han dicho, engordan menos y son más saludables que cualquier otro.

De este modo, asociamos un alimento light con un alimento más saludable y pensamos que estos productos no engordan y sirven para bajar de peso. Así, terminamos añadiendo más productos light a nuestro carro de la compra, los consumimos más y, como consecuencia, aumentamos las calorías.

Los productos light son alimentos que tienen menos calorías que el original y en los cuales normalmente se sustituye el azúcar por edulcorante, o, en el caso de las grasas, se eliminan o reducen considerablemente.

Un producto es considerado light cuando se reduce en un 30% su contenido calórico respecto al alimento original. De este modo, para reducir este porcentaje de calorías, se necesita reducir el contenido en azúcar y grasas, pero, para que siga teniendo el mismo sabor que el original, es necesario añadir otras sustancias, como pueden ser los edulcorantes, sal, harinas refinadas, almidones e incluso aditivos.

Esto significa que, porque un alimento sea calificado como light, eso no significa que sea más saludable.

Varios expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, el Instituto Culinario de Estados Unidos y la publicación médica WebMD han querido aclarar varios aspectos sobre los productos light o bajos en grasas.

Bajo en grasa no significa saludable

Según los expertos, los productos con poca grasa suelen tener cantidades elevadas de azúcar y sal. Por tanto, la comida que se vende como baja en grasa o libre de esta sustancia, tiene en su composición mayor cantidad de sal, azúcar y almidón que los mismos productos que tienen los componentes regulares.

Esto se da porque, cuando se reduce la grasa de un producto, también se reduce su sabor. Por tanto, para compensar y que el producto light tenga el mismo sabor que el original, se añaden otras sustancias como son sal y azúcar.

De este modo, un producto light no es sinónimo de saludable, sino que simplemente significa que tiene un 30% menos de calorías que el original. Así, si el producto original tiene muchas calorías, la versión light también las tendrá.

Una dieta con alimentos bajos en grasa no es más efectiva

Varios estudios clínicos han demostrado que seguir una dieta con alimentos bajo en grasa no facilita deshacerse de esos kilos de más.

Según las investigaciones, quienes realizar una dieta en la que incluyen una cantidad de grasa moderada o incluso elevada, pierden tanto peso, o incluso más, que quieres recurren a consumir productos bajos en grasas. Además, las dietas bajas en grasas pueden aumentar los triglicéridos y disminuir el colesterol bueno.

De este modo los estudios corroboran que las dietas que contemplan un consumo bajo de grasa no son más efectivas que las que incluyen una mayor cantidad de esta sustancia.

Así, no es recomendable comer productos bajos en grasa para perder peso, ya que pueden hacernos engordar tanto como los carbohidratos o las proteínas si nos excedemos del número de calorías recomendadas.

Como el producto es bajo en grasa, puedo comer todo lo que quiera

Este es un mito de los productos bajos en grasa. Al creer que consumes un producto bajo en grasa y con menos calorías, terminas consumiendo más cantidad, por lo que no es recomendable abusar de ellos.

Además, la sal, el azúcar y el almidón, que se añaden a los productos light para potenciar su sabor, también contienen calorías.

En vez de pensar en comer bajo en grasa, enfocar la dieta en las grasas saludables

Nuestro organismo necesita grasas para poder funcionar bien, y al eliminarlas de un producto, también se eliminan las grasas saludables, que son necesarias para el buen funcionamiento de las células e imprescindibles para absorber algunas vitaminas.

Por tanto, más importante ser consciente del tipo de grasa que se está ingiriendo que la cantidad. Pues las grasas no saturadas se pueden comer perfectamente incluyéndolas en tu dieta habitual. A este grupo pertenecen alimentos como el atún, las sardinas, el salmón, los frutos secos, el aceite de oliva y algunos vegetales, como es el caso del aguacate.

Los expertos recomiendan no fiarse de la publicidad de los productos y, a la hora de hacer la compra, mirar la composición nutricional, que se encuentra detallada en el etiquetado, para saber si un alimento es saludable o no.

En definitiva, hay que tener en cuenta que las grasas son importantes en la alimentación y es un completo error pensar que todas son perjudiciales. Así, para llevar una alimentación saludable lo mejor es recurrir a los alimentos naturales sin procesar como son las frutas y verduras frescas, las legumbres, la proteína de calidad o los frutos secos, entre otros.

Temas Relacionados
BANNER VERTICAL PROMOPYME
Concejala Paz Fuica
Noticias
unnamed(4)
Carlos Contreras
Regional
Palestino
Nacional
unnamed(4)
Magazine
Semana Santa
Tendencias
Rafael Nadal
Quiero Deportes
Isabel Allende
Cultura
Rafael Nadal
Internacional