12 de julio de 2022

El plástico biodegradable y el tiempo que demora en degradarse

Los plásticos biodegradables  son plásticos que se fabrican usando materias primas orgánicas. Estos son degradados por los microorganismos, como bacterias y hongos. 

El plástico es un material muy usado en todo el mundo, pero también uno de los que más tarda en descomponerse. El plástico se trata de un polímero derivado del petróleo que se moldea a altas presiones y temperaturas. El petróleo es un material que se degrada a unas temperaturas muy elevadas (concretamente a 286ºC) y que genera muchos contaminantes, además de la dificultad de su transporte, por lo que su incineración no es viable en la mayoría de países.

La degradación de este material es un proceso que cambia su estructura y sus características, haciéndose más vulnerable. La degradación del petróleo se da entre 100 a 1.000 años, dependiendo del tamaño y composición del envase, en los cuales se emiten grandes cantidades de contaminantes al medio. Muchos de estos materiales se vierten al medio indiscriminadamente y perjudican a miles de especies, en realidad al planeta entero.

Qué es el plástico biodegradable y para qué sirve 

Los plásticos biodegradables o bioplásticos son plásticos que se fabrican usando materias primas orgánicas que se obtienen de fuentes renovables o de residuos diarios como plátanos, yuca, celulosa, legumbres, polisacáridos, aceite de soja o fécula de patata. Estos materiales, al ser residuos orgánicos pueden ser degradados por los microorganismos, como bacterias y hongos. El beneficio que se obtiene de esta descomposición más biológica es que se generan productos como dióxido de carbono (a la vez beneficioso y perjudicial para el medio), agua y, además, otros biomateriales, sirviendo como abono orgánico para el suelo. Además, también se reducen los tiempos de degradación del plástico. Es importante también decir que, actualmente, todavía muchos plásticos vendidos como biodegradables no están necesariamente compuestos de materias orgánicas, sino del petróleo como los convencionales.

También conviene conocer en qué casos es realmente útil y algunos ejemplos de para qué sirve el plástico biodegradable:​

  • Envoltorios de bioplástico: estos envoltorios se pueden descomponer antes que los convencionales.
  • Agricultura: este plástico puede mezclarse en la tierra con capas de mantillo y semilla (también tiene inconvenientes, como veremos).
  • Medicina: este plástico puede ser útil para la fabricación de suturas absorbibles, microdispositivos o cápsulas que se degraden en el interior del cuerpo.

Cuánto tardan en degradarse el plástico biodegradable y el normal. 

Lo cierto es que una bolsa de plástico, aunque sea biodegradable, también demora un tiempo en degradarse. Frente al tiempo que tardan los convencionales, los biodegradables (como decíamos, no todos los que dicen serlo lo son) comienzan a degradarse en torno a los 18 meses (por eso llevan fecha de fabricación) hasta un período que va entre 1 año y medio a 3 años, que en realidad no es poco tiempo.

Incluso, este proceso de degradación no es fácil, puesto que necesitan de unas condiciones especiales, concretamente las condiciones deben ser concretas en términos de microorganismos, temperatura y humedad y cuando se entierran pueden emitir gases de efecto invernadero y ser más perjudiciales para el medio que un plástico convencional.

Un ejemplo, los pañales hechos con plástico convencional pueden tardar en degradarse entre 300 y 400 años, ya que han sido fabricados con materiales derivados del petróleo, mientras que los pañales fabricados con materiales biodegradables son mejores, pero tardan entre 3 y 6 años, que igualmente es tiempo que pasan contaminando el medio, aunque también hay que tener en cuenta que de estos materiales sí se alimentan más organismos que de los plásticos convencionales.

Conclusión 

La biodegradabilidad del plástico es algo muy dependiente de las condiciones del medio ambiente (el cuerpo humano actúa distinto que la tierra en ese sentido). De manera que no tiene demasiado sentido hacer un producto como las bolsas de plástico biodegradables, más fácil de descomponer, cuando eso realmente no va a solucionar el problema de la basura que se genera a nivel mundial. Lo que habría que hacer es complementarlo con soluciones para reducir la basura mundial.

Estos plásticos biodegradables son útiles y también resultan muy interesantes para seguir investigando, pero solo pueden usarse cuando sean un beneficio específico. Para resolver el problema de la basura y ayudar realmente al medio ambiente, la mejor solución es ahorrar energía y conseguir que se mejoren los procesos de reciclaje, reutilización de materiales plásticos o reutilizar las bolsas de tela y cartón o papel.


TEMAS