8 de enero de 2023

Hacia una banca digital adaptada para los adultos mayores

Empresas de tecnología como Minsait muestran propuestas de soluciones que buscan hacer más amigables para los "clientes senior" muchas operaciones de hoy.

Adaptar la banca digital para la población mayor, ajustando sus actuales servicios a las necesidades particulares de este segmento, se oye como una de las necesidades urgentes de esta industria. Se argumenta que es fundamental que dichos servicios se basen principalmente en una atención personalizada y en la omnicanalidad.

Al respecto, la compañía Minsait, que es parte del grupo Indra y especialista en transformación digital y tecnologías de la información, señala haber desarrollado algunas propuestas para atender la demanda creciente de este creciente grupo de población, que requiere soluciones sencillas y accesibles.

“A pesar de lo que muchos podrían pensar, los clientes senior no quieren ser marginados del uso de la tecnología, sino que, por el contrario, quieren utilizarla. Pero desean que sea más amigable y alineada con sus necesidades, como lo comprueba un análisis del mercado hecho por Minsait”, explica Francisco Gamboa, senior manager del mercado de servicios financieros de Minsait en Chile.

Inclusión financiera

Buscando estrechar la brecha digital entre las entidades financieras y las personas menos familiarizadas con la era moderna, Minsait está trabajando en soluciones que sean evolutivas, basadas en tecnología aplicada de manera amigable.

Un modelo inspirado en ello es el autoservicio asistido, que consiste en soluciones como cabinas diseñadas específicamente para una atención a clientes más cercana y especializada. Así también, con un soporte remoto para cajeros o la identificación de voz para operaciones críticas.

“Es nuestro deber fomentar una banca al alcance de todos y dar respuesta a la necesidad de inclusión financiera que demandan los segmentos de población de edad más avanzada”, afirma Gamboa, quien explica que Minsait posee tres “grandes líneas de acción” que dan soporte personalizado y usan la innovación tecnológica de manera sencilla y segura.

Otra necesidad detectada es mejorar los canales de comunicación con los clientes adultos mayores, con interfaces específicas, atención adaptada y prioritaria por biometría vocal o a través de una cita previa, y gestores de tráfico digital.

En otras latitudes

De la misma manera, y para seguir contribuyendo a acortar esta brecha entre banca y usuarios seniors, la compañía ha incentivado –en otras latitudes– el acceso a la banca en zonas remotas a través de oficinas móviles digitales.

Sumado a ello, ha puesto a disposición del mercado su solución TAPP, un sistema de dispensación de efectivo que fusiona los canales de banca móvil y autoservicio. Este entrega el dinero solicitado en menos de cinco segundos y sin necesidad de contacto físico con el dispositivo electrónico.

Se ocupa también Minsait del cuidado y la atención de clientes y profesionales a través de lo que denomina Senior Care, una tercera vía de actuación que engloba tecnologías de ‘customer analytics’ y que busca identificar necesidades y recibir información que facilite la toma de decisiones en el banco.

Y lo hace asimismo a través del servicio de atención al cliente de expertos certificados en operativa bancaria, o “senior banking buddy”, que pueden ayudar a que las gestiones de los clientes vulnerables sean más eficientes y accesibles.


TEMAS